A todos nos ha pasado en alguna ocasión: hay momentos en los que sentimos que no estamos avanzando en la vida, momentos en los que nuestro entorno, nuestras circunstancias o incluso nuestra propia conciencia nos dicen que estamos un poco perdidos. ¿No lo has sentido nunca?

A pesar de lo incómodos que puedan parecer estos momentos debemos asumir que son procesos habituales en la vida de las personas. Y es que a veces es necesario perderse para volver a encontrarse con uno mismo.

En este artículo hemos querido hacer una recopilación de señales que te demostrarán que estás avanzando en la vida aunque creas haber perdido la orientación. Señales que demuestran que, por muy desorientado que puedas estar ante una decisión o una situación determinada, no estás retrocediendo posiciones y sigues avanzando. A veces es simplemente la sociedad o nuestro entorno quienes nos hacen sentir así. ¿Quieres descubrirlo?

7 Señales que indican que sigues avanzando en la vida

1. No te importa perder porque sabes que en un futuro ganarás

Éxito personal

Muchas personas cuando pasan la barrera de los 30 sienten que tienen que deben comenzar a tomar decisiones seguras. Las decisiones seguras (normalmente las más fáciles) son aquellas que nos pueden garantizar un modelo de vida convencional; seguridad en el trabajo, seguridad en las relaciones, seguridad emocional etc.

Cuando uno decide seguir tomando decisiones arriesgadas no significa que esté perdido. Significa que quiere seguir disfrutando de la vida y lo hace de manera consciente porque sabe que en un momento u otro le tocará ganar a él. ¿Te suena esto? Gente que se casa porque ya es demasiado tarde para no hacerlo, gente que no deja un trabajo que detesta por miedo a no encontrar uno nuevo…

2. Todavía no te has asentado en un lugar, pero sigues explorando el mundo

Explorar el mundo

Viajar es una de las experiencias vitales más importantes para las personas. No sólo nos ayuda a ampliar horizontes y conocer otras culturas sino que también nos ayuda a conocernos a nosotros mismos. Viajar es como mirarse al espejo, poder ver reflejada nuestra silueta en diferentes lugares, culturas y situaciones nos ayuda a comprendernos mejor.

Es por esto que muchas personas siguen viajando incluso cuando su entorno les dice que deben asentarse ya. Si eres así, no estás desorientado, de hecho estás desarrollando las capacidades necesarias para poder orientarte mejor en tu futuro. Estás avanzando en la vida y de hecho más rápido que ellos.

3. Constantemente te enamoras de nuevos proyectos profesionales

Hay muchas personas que consideran que un puesto de trabajo fijo y seguro es la única forma de labrarse un buen porvenir. Es por ello que cuando conocen a personas que constantemente están cambiando de proyectos profesionales y probando diferentes alternativas, creen que están desorientados y necesitan orientación…¡Nada más lejos de la realidad!

No podemos tomar decisiones sobre nuestro futuro profesional teniendo en cuenta únicamente la parte económica. Una de las frases de la vida más recurrentes es aquella que dice así: “Encuentra un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ningún día de tu vida”. Efectivamente, el dinero no lo es todo. ¿Acaso nuestra felicidad no es importante?

Nuestra pasión es la que nos guiará a través de diferentes proyectos profesionales para que podamos adquirir la experiencia necesaria que nos permita tomar la mejor decisión.

4. Te niegas a comprometerte con alguien porque no encaja contigo

No todas las parejas se comprometen por amor. Existen muchos otros factores y por desgracia, el miedo es uno de ellos. Hay personas que cuando alcanzan cierta edad sienten que deben comprometerse con la persona que está a su lado únicamente porque es el momento de hacerlo.

Tú no eres así. Te niegas a comprometerte con una persona que no encaja contigo al 100%. Prefieres esperar antes que compartir gran parte de tu vida con alguien a quien no quieres.

Puede que tu entorno te diga que es hora de hacerlo; pero tú debes seguir fiel a tus principios.

5. No has ahorrado mucho, pero disfrutas del dinero con cabeza

Ahorrar o gastar

Cuenta de ahorros, plan de pensiones y el cerdito hasta arriba de monedas… Que bien suena, pero cuán complicado es conseguirlo cuando quieres seguir disfrutando de la vida.

Por mucho que digan que el dinero no da la felicidad, es cierto que resulta imprescindible para poder hacer muchas de las cosas que disfrutamos haciendo: Viajar, probar nuevos restaurantes, asistir a una obra de teatro o tomar una cerveza con los amigos…

No te preocupes, puede que tus ahorros crezcan a un ritmo lento, pero lo hacen así por una buena causa: No quieres perderte algunas de las oportunidades que te brinda la vida. Pero esto no quiere decir que seas un derrochador y gastes tu dinero en caprichos; tú sí conoces el valor del dinero y es precisamente por eso que cuidas tanto el cómo lo gastas.

6. Sigues tus pasiones, aunque eso no te garantice el éxito

Desde que somos unos niños pequeños estamos llenos de pasiones. El problema es que la vida, a base de golpes y una sociedad que limita a los soñadores, nos las van quitando.

Tú en cambio sigues luchando por tus pasiones. No abandonas tu grupo de música aunque sepas que no vas a ser una estrella, no dejas tus clases de pintura a pesar de que sepas que no vas a vender un cuadro, no dejas de escribir en tu blog aún a sabiendas de que no vas a vivir de ello…

No te preocupes. Las pasiones alimentan el alma y aunque no nos garanticen el éxito, si nos garantizan la felicidad y el bienestar con nosotros mismos. Debemos encontrar el equilibro y nos daremos cuenta de que efectivamente sí estamos avanzando en la vida.

7. Disfrutas conociendo personas nuevas, aunque sólo sean de paso

Conocer a otras personas

Por último, pero no por ello menos importante, sigues conociendo personas. Es cierto que cuanto más crecemos más nos cerramos ante la posibilidad de que personas nuevas entren en nuestras vidas. Esto se debe a muchos factores: Tenemos menos tiempo que compartir, nos volvemos más exigentes o nos negamos a alterar el status quo de nuestra cotidianidad… ¿Quién sabe? La cuestión es que dejamos de conocer a nuevas personas, o al menos dejamos de hacerlo como lo hacíamos antes.

Tú en cambio sigues completamente abierto o abierta a nuevas relaciones. Sabes que no todas ellas durarán para siempre, pero también eres consciente de que sí todas ellas dejarán una pequeña huella en ti. Esta huella, por pequeña que sea, es la responsable de que sigamos evolucionando y avanzando como personas. – ¿Quién es ahora el que está atascado en la vida? 

Espero que estas reflexiones os resulten útiles y os sirvan para daros cuenta de que los progresos en la vida no se miden por la edad y los éxitos alcanzados. El verdadero progreso reside en disfrutar tanto o más del camino que del destino. Así que ya sabes, la próxima vez que te digan que estás atascado en la vida, niégalo, diles que simplemente estás disfrutando del camino. ¿Y tú? ¿Estás avanzando en la vida?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here