No importa si vas a piscina a nadar o si simplemente te das un chapuzón en la playa, en muchas ocasiones un poco de agua puede entrar en el oído y provocar una molestia con la que no contabas.

Normalmente es fácil sacar el agua a la primera, pero otras veces resulta complicado y por muchos que lo intentes se queda atrapada en el interior de la oreja. Esto además de molesto puede causar infecciones, es por ello importante eliminarlo cuanto antes nos sea posible.

En este artículo te enseñamos 5 técnicas para que puedas sacar el agua de tus oídos. Puedes probar todos hasta que des con el que mejor te funciona.

5 Técnicas para sacarte el agua de la oreja

1. Hacer vacío

Este sistema se basa en el mismo principio por el que funciona un desatascador. El objetivo es crear un vacío en la oreja que mueva a la gota de agua y finalmente consiga que se rompa.

Para ponerlo en práctica únicamente necesitarás la ayuda de tus manos. En primer lugar tienes que inclinar la cabeza hacia el lado de la oreja en la que tienes el agua. Después tienes que apoyar la palma de la mano contra la oreja y presionar hasta que haga ventosa y genere un vacío en el interior. Si funciona, la gota se romperá y fácilmente saldrá del interior de tu oreja y se evaporará.

También puedes probar a realizar esta técnica de vacío con un solo dedo colocándolo en la base del conducto auditivo y haciendo presión. Asegúrate de tener las manos limpias para realizar esta técnica y así no agravar la situación.

2. El secador

Esta técnica es también es realmente sencilla pero requiere de un secador. El objetivo es que el aire caliente del secador evapore la gota de agua que tenemos en el oído.

Para ello enciendo el secador primero en frío y luego poco a poco ves subiéndole la temperatura pero manteniéndola siempre por debajo de una temperatura que te pueda molestar o quemar. No tienes que pegar la punta del secador a tu oreja sino mantener una distancia suficiente para que no te resulte molesto, piensa que el interior de la oreja es mucho más sensible que el resto de la piel de tu cuerpo.

3. Maniobra de Valsalva

La conocida como maniobra de Valsalva es una técnica muy utilizada por los buceadores ya que les sirve para igualar la presión entre el interior y el exterior de sus oídos cuando se sumergen a gran profundidad.

Esta técnica también puede ayudar a romper las gotas de agua que se quedan en el interior de la oreja y para realizarla no necesitas ningún utensilio adicional.

Simplemente tienes que cerrar la boca, taparte la nariz con con los dedos e intentar exhalar el aire. El aire al intentar salir por la boca o la nariz y no encontrar salida, generará un aumento de la presión dentro de las vías respiratorias así como de los espacios conectados a ellas, por ejemplo el oído medio o las trompas de Eustaquio.

Puedes realizar unos intentos con esta técnica de manera suave. Ten en cuenta que no es necesario hacer una gran presión ya que esto incluso podría ser negativo.

 

 

4. Alcohol y vinagre

Mezcla a un 50% un poquito de vinagre y de alcohol. Con un gotero echa un par de gotas de esta mezcla en tu oreja para acabar con el agua que está atrapada en su interior.

¿Por qué funciona esta mezcla? Porque el vinagre ayuda a romper la cera que pueda estar reteniendo el agua mientras que el alcohol se mezcla con el agua y ayuda a que se evapore rápidamente.

No debes utilizar esta técnica si sufres de tímpano perforado.

5. Masticar

Masticar ayuda a mover el oído interno y con un poco de suerte ayuda también a eliminar el agua que haya podido quedar en el interior de la oreja.

Mientras masticas puedes favorecer esta técnica reclinando la cabeza en la dirección de la oreja afectada. Si en esos momentos no tienes nada que comer, puedes masticar un chicle o en su defecto simular que estás masticando.

Si finalmente ninguno de estos 5 trucos te ha servido para eliminar el agua de tu oído, debes acudir al médico para que te aconseje con la forma de proceder.

Imagen: Simon James

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here