Comenzar bien el día es esencial para terminarlo bien. Esta es una afirmación en la que coinciden muchas personas de éxito cuando son entrevistadas y preguntadas sobre sus rituales o hábitos matutinos.

En este artículo queremos compartir 5 consejos para aplicar por las mañanas que te ayudarán a comenzar el día de la mejor forma posible.

5 Rituales matutinos para alcanzar el éxito

1. Despiértate antes, bebe agua y lee un poco

Cuesta mucho madrugar pero una vez que te acostumbras al nuevo horario se hace más fácil despertarse por las mañanas. Si conseguimos levantarnos un poco antes, podremos dedicarnos un poco de tiempo a nosotros mismos y conseguir días mucho más productivos.

Lo primero que debemos hacer al despertarnos es beber agua. Mientras estamos durmiendo nuestro cuerpo sigue consumiendo agua y transpirando a través de la piel. Cuando nos levantamos estamos un poco deshidratados y nuestro cerebro necesita estar bien hidratado para poder funcionar correctamente.

Nada más levantarte bébete un buen vaso de agua. Si lo prefieres también puedes echarle un poco de jugo de limón a tu vaso, ya que el limón ha demostrado tener numerosos beneficios al ser tomado por la mañana.

Una vez hecho esto puedes dedicar media hora de tu tiempo a leer un poco. Leer te ayudará a despejar tu mente y a relajarte antes de comenzar a trabajar. Además, no es necesario destacar todos los beneficios que tiene la lectura pero como mínimo aprenderás un poco más cada mañana.

2. Desconéctate de tu teléfono móvil

Muchas personas nada más despertarse por la mañana encienden sus teléfonos y se ponen a revisar las redes sociales, los emails y otras Apps de sus smartphones.

Este hábito no es nada beneficioso para tu salud. En primer lugar es dañino para tus ojos exponerlos nada más despertarse a los rayos lumínicos emitidos por una pantalla. En segundo lugar es fácil comenzar a procrastinar, perder el tiempo con el teléfono nos obliga a reducir nuestro tiempo de otras actividades como desayunar o ducharnos y nos causa estrés al tener que completar luego estas actividades de manera rápida para poder llegar a tiempo al trabajo.

Lo mejor que puedes hacer es mantener el teléfono fuera de tu alcance hasta que hayas completado el resto de tareas.

3. Planea tu día

Esto es algo que muchas personas realizan por las noches pero que también puedes hacer por las mañanas si dispones del tiempo suficiente.

Antes de comenzar a trabajar en tu rutina diaria, es interesante que planees cuáles serán tus tareas del día. De este modo podrás llevar una rutina más organizada y en todo momento sabrás cuáles son las tareas que debes completar sin olvidarte de ninguna.

Los listados de tareas son una gran herramienta que no sólo te ayuda a mantener el control sobre tus obligaciones sino que también te motivan a seguir completando tareas. Resulta muy gratificante poder tachar una tarea cada vez que la completas, es una manera de ver de manera tangible tu progresión diaria.

4. Ves a trabajar antes

Si en tu trabajo tienes un horario flexible que te permite acabar cuando terminas con tus objetivos, ir a trabajar antes te será una gran ayuda.

Por las mañanas, cuando aún hay poca gente en la oficina y estás más libre de distracciones, puedes tener grandes picos de productividad que te permitirán quitarte de encima gran parte del trabajo incluso antes de que tus compañeros lleguen.

Por supuesto esto requiere madrugar un poco más cada día, pero por otro lado podrás irte antes de la oficina y tener más tarde libre para dedicar a tu tiempo libre.

5. Toma un desayuno completo

Todo el mundo sabe que el desayuno es la comida más importante del día pero pocos conocen lo mucho que puede afectar no desayunar correctamente a nuestra productividad.

Hay muchos estudios que demuestran que aquellas personas que desayunan por las mañanas tienen un mayor rendimiento que aquellas que no lo hacen. Esto es algo que se ha podido constatar muy bien sobretodo en los jóvenes estudiantes, aquellos que desayunan suelen obtener de media mejores rendimientos académicos que aquellos que no lo hacen.

Cereales, frutas y lácteos son los alimentos que no pueden faltar en tus mañanas.

Estos cinco rituales matutinos te ayudarán a comenzar el día con buen pie, a alcanzar nuevas cotas de energía y productividad y a completar las tareas en menos tiempo y poder derdicarte más tiempo a ti mismo. ¿A qué estás esperando para ponerlos en práctica?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here