Dormir la siesta es un hábito típicamente mediterráneo. En muchos países como España, Italia o Grecia era habitual dormir un breve periodo de tiempo después de comer.

El problema es que durante mucho tiempo esta actividad se ha asociado a una reducción de la productividad y se ha considerado una mala práctica. Además, los horarios a jornada partida de gran cantidad de las empresas impiden dormir la siesta y es por ello que ya no es tan habitual como lo era antes.

Pero, por otro lado, diferentes estudios científicos han demostrado los grandes beneficios que pueden aportar las siestas en nuestro día a día. Tal es así que algunos de los países más productivos como Japón o Estados Unidos están adoptando esta práctica en muchas de sus empresas. Por ejemplo Google ha instalado en sus oficinas las conocidas como cabinas de siesta para potenciar que sus empleados puedan dormir y descansar después de comer.

Beneficios de dormir la siesta

1. Te ayuda a mantenerte más joven

Diversos estudios apuntan que “pegar una cabezada” durante el día ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro y a mantener una buena apariencia general. Durante la siesta se produce una proteína que ayuda a reparar la piel, los músculos y otros tejidos.

2. Ayuda a aliviar el estrés

Las hormonas son sustancias químicas que entre otras cosas están al cargo de nuestros estados emocionales. Si estas se descontrolan podemos encontrarnos con problemas de estrés y ansiedad.

Dormir una siesta regularmente nos ayuda a regular la producción de hormonas, entre ellas también algunas relacionadas con el apetito. Esto evitará que nos entre un hambre descontrolada entre horas.

3. Mejora la memoria

Científicos alemanes han descubierto que dormir la siesta de manera continua puede ayudarnos a mejorar nuestra memoria y otras habilidades cognitivas de manera que seamos capaces de recordar cosas hasta 5 veces más que las personas que no duermen la siesta.

4. Te recarga de energía

Una pequeña siesta nos ayudará a recargar las baterías y a sentirnos más activos durante el resto del día. ¡Pero ten cuidado! si nos pasamos con el tiempo durmiendo conseguiremos justamente el efecto contrario: Nos sentiremos más cansados y torpes.

5. Te hace más productivo

El descansar después de comer nos ayudará a ser más productivos a la vuelta al trabajo. Habremos conseguido despejar la mente y recuperar energías por lo que nos sentiremos más predispuestos y focalizados a completar nuestras tareas.

Si ya te hemos convencido con todos estos beneficios, ahora sólo te queda aprender a tomar las mejores siestas reparadoras con estos 5 trucos para la siesta perfecta. Además, recuerda elegir un buen sitio para dormir la siesta ya que sino podrás experimentar una de las 10 cosas curiosas que pueden sucederte mientras duermes pero en público.

La-técnica-4-7-8 App

Dejar respuesta