¿Sabes de que manera reducir el estrés? Todos tenemos días buenos y días malos… pero sí es cierto que a veces esos malos días parece que se juntan y nos estresamos demasiado. Queremos estar más tranquilos y relajados pero no sabemos por dónde empezar…

Hoy vamos a intentar ayudaros a reducir el estrés mostrandoos 5 hábitos que quizás tenéis y que si aprendéis a evitar estaréis mejor.

1. La procrastinación

Ya te hablamos sobre este mal hábito anteriormente. Dejar las tareas para más adelante nos estresa. Ni siquiera podemos disfrutar de nuestro tiempo libre o de lo que sea que estamos haciendo en lugar de la tarea, porque estamos todo el tiempo pensando en que no hemos hecho esa tarea.

Solución: intenta dividir esa tarea en tareas más pequeñas para que se te haga más sencillo comenzar. Si por ejemplo tienes que hacer un trabajo para clase, no pienses en que debes hacerlo todo hoy; decídete a empezar hoy con la introducción por lo menos y así ya habrás empezado la tarea. Una cosa menos que hacer y te servirá para reducir el estrés.

2. Vida ultra-programada

Si eres de los que se programa el día al minuto, quizás tengas estrés. Sólo porque alguien te llame por teléfono para algo urgente y estés al teléfono 20 minutos, ya se te ha fastidiado toda la mañana por tener que atrasar la tareas…

Esto no puede ser bueno porque vivir pendiente del reloj constantemente es agobiante, además de que el día a día es poco previsible. Las cosas cambian y nuestros planes con ellos.

Solución: aprende a ser más flexible con tu tiempo. Está genial ser una persona ordenada, pero se puede ser ordenado de muchas maneras. Intenta por ejemplo, en lugar de organizar tu día por horas, dividir tus tareas por días y como mucho decidir qué tareas prefieres hacer por la mañana y cuales por la tarde. De este modo verás como consigues hacer las mismas tareas pero sin el agobio de que has empezado esta tarea media hora tarde.

3. Pensar demasiado

Cuando tenemos que tomar una decisión sobre algo más o menos importante en nuestra vida laboral o personal, algunos solemos estar mucho tiempo pensando. Damos vueltas y vueltas, pensamos en pros y contras y parece que nunca llegamos a una conclusión.

Solución: ponte una fecha límite. Aunque sean cosas sencillas, decide que tomarás la decisión mañana por la tarde y no más adelante. Debes tener claro que en ocasiones no hay decisiones malas ni buenas… sólo diferentes. Si te has tomado tu tiempo para tomar una decisión, sigue adelante y no le des más vueltas.

4. Arrepentirte

Muy en relación a la anterior, tendemos a arrepentirnos de nuestras decisiones. Eso nos hace entrar en un bucle que no tiene sentido porque estamos preocupándonos por algo que ya pasó, que ya decidiste y que ya no puedes hacer nada par cambiar.

Solución: piensa en tu ‘yo’ del pasado. Seguramente tomaste la decisión que creíste mejor en ese momento y con esas circunstancias y lo hiciste lo mejor que pudiste. No pasa nada si las cosas no han salido exactamente como querías… Sigue adelante y pasa página.

5. Querer ser perfecto

La perfección es una meta a la que ni tú ni nadie llegará jamás. No te pongas esa responsabilidad encima porque siempre sentirás que estás fracasando. Aprende a diferenciar entre ser perfecto y ser mejor cada día.

Solución: fíjate en el 99% de las cosas que sí has hecho bien, que sí has conseguido y que te hacen feliz… y aprende a darle menos importancia al 1% de las cosas que no son perfectas. Es más… aprende que la imperfección es maravillosa.

Espero que estos hábitos te ayuden a reducir el estrés, también te puede interesar este artículo sobre cómo mánagers de éxito lidian con el estrés.

Imagen: Derrick O’Toole

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here