El Pilates es un método de entrenamiento donde trabajamos todos los músculos del cuerpo y para nuestra suerte puedes practicarlo (casi) en todas partes, incluso en la oficina. En el blog ya te comentamos 3 formas de hacer ejercicio sin cansarte. Hoy te contamos cinco ejercicios de Pilates que puedes hacer en el escritorio de la oficina y con los que podrás evitar molestias de espalda después de una larga jornada de trabajo.

5 ejercicios de Pilates para hacer en la oficina

1. Respira correctamente

A través de una correcta respiración podemos trabajar nuestra musculatura abdominal interna y conectar el transverso, el músculo principal del método Pilates. ¡Vamos allá!

Siéntate correctamente con las piernas abiertas a la anchura de las caderas y la espalda recta, como si te estirasen de un hilo desde la coronilla. Inhala profundamente y al exhalar busca meter el ombligo hacia la columna a la vez que cierras las costillas. ¿Lo has notado? Ahora que lo tienes localizado aplica la respiración con el transverso contraído en todos los ejercicios de Pilates siguientes.

2. Estiramiento cervical

La zona cervical es una de las más afectadas por el trabajo en la oficina. Seguro que más de una vez has notado que la tensión se acumula a lo largo del día en esta zona. Este ejercicio te ayudará a relajarla y estirarla.

Coloca tus manos a los lados de la cabeza, a la altura de las orejas. Ahora, con las manos en la misma posición, acerca los codos delante del rostro y flexiona las cervicales hacia delante. Lleva tu barbilla hacia el pecho mientras sueltas el aire y mantente unos segundos en esa posición. Recuerda conectar tu transverso mediante la respiración y permanecer con la espalda recta. Repite el movimiento un máximo de ocho repeticiones.

3. Flexión de columna

Aleja la silla del escritorio y apoya tus manos en el borde de la mesa con los brazos paralelos entre sí. Baja tu mirada hacia el ombligo dibujando una “C” desde la zona lumbar hasta el cuello. Vuelve a la posición inicial mientras tomas el aire y repite el ejercicio soltándolo lentamente. Repite entre cinco y ocho veces el ejercicio.

4. Relaja tus hombros

¡Seguimos liberando tensiones! En la misma posición busca alejar los hombros de tus orejas y llevarlos hacia atrás. Ahora realiza movimientos circulares hacia delante y hacia atrás durante ocho repeticiones. Prueba también a subir y bajar los hombros. Cuanto más lento sea el movimiento más tensión conseguirás aliviar.

5. Flexión y rotación de tobillos

Y por último, vamos a por tus pies. Apunta con tu dedo gordo del pie hacia la pared mientras estiras la pierna totalmente. Ahora, prueba el sentido contrario y busca llevar el mismo dedo hacia ti, lo que en Pilates se conoce como “pie en flex”. Combina ambos movimientos y nota como el estiramiento sube por toda tu pierna. Haz ocho repeticiones con cada una. Al acabar realiza una rotación de tobillos para liberar la tensión con ocho repeticiones para cada lado.

¿Fáciles, no? El Pilates nos ayuda a tener una mejor postura, tonificar nuestra musculatura, darnos una mayor flexibilidad y evitar dolores de espalda entre muchos otros beneficios. No hay excusa, practica estos ejercicios de Pilates a diario en la oficina y seguro que las tensiones acumuladas desaparecen.

Estudiante de Comunicación Audiovisual descubriendo Barcelona. Amante del cine, el deporte y los viajes. Profesora de pilates en continuo aprendizaje. Apasionada del mundo de la comunicación y la narrativa transmedia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here