A todos nos llega ese momento en la vida en el que volamos del nido y nos embarcamos en la aventura de buscar piso. Pero no un piso cualquiera, un piso compartido… No nos engañemos, la primera vez que vuelas del nido no es con un contrato de trabajo indefinido bajo el brazo y lo que toca es alquilar una habitación.

Hoy te enseñamos cómo buscar habitación en un piso compartido y no morir en el intento.

PASO 1: Localiza las webs especializadas

El maravilloso mundo de Internet ofrece cientos de webs especializadas para alquilar o compartir piso. Tómate tu tiempo e investiga qué webs tienen más ofertas de pisos en el país, ciudad o zona que te interesa y una vez las tengas ¡A POR ELLAS!

PASO 2: Ten claro qué buscas

lista-de-pisos

Lo primero que debes hacer es coger papel y boli y redactar una lista con aquello que es importante para ti en una habitación. Si por ejemplo sabes que vas a traerte toda tu casa en la maleta como un caracol, buscarás una habitación con armario grande, cajones, etc. Si eres de los que duerme más estirado que un chicle, olvídate de las habitaciones con camas pequeñas.

Por suerte o por desgracia en un piso compartido no vivirás sólo y por eso debes plantearte qué cosas son importantes para ti en la convivencia. Si no fumas, evita pisos en los que esté permitido fumar; si eres alérgico a los gatos, busca pisos en los que no se permita traer mascotas.

Y por supuesto, determina cuánto puedes pagar por una habitación.

Por resumir, estos son los puntos que creo básicos para elegir piso:

– Si se fuma

– Si hay mascotas

– Si tienen Internet

– Número de baños/compañeros

– Muebles de la habitación

– Edad/ocupación de los compañeros de piso

PASO 3: Recoge toda la información que puedas

Pasa de las ofertas sin fotos o con fotos horribles… si no se han preocupado por recoger o limpiar el piso para hacerle fotos, imagínate en el día a día.

Los textos de las ofertas dan mucha información sobre el tipo de personas que viven en el piso. La mayoría de las veces los textos largos los escriben personas abiertas y que realmente están interesadas en encontrar un buen compañero de piso. Los textos cortos o poco descriptivos denotan pasotismo y pocas ganas de socializarse.

Busca también la dirección en Google Maps y decide si está cerca o no de tu universidad o trabajo; si está bien comunicado con el metro, etc.

PASO 4: No te enamores de nada que no hayas visto en persona

A pesar de seguir estos consejos a veces las apariencias engañan. Por eso llamad por teléfono y concretad una cita para ver el piso y conocer a los demás inquilinos. Os llevaréis más de una sorpresa.

Puede que el precio que visteis no incluía gastos y os habéis enamorado de algo que no os podéis permitir. O quizás dejáis siempre para el final llamar al contacto del anuncio y cuando os decidís os dicen que ya no está disponible.

Sin-título-1

PASO 5: Eliminad con la mente y elegid con el corazón

Eliminad todas aquellas opciones que no pasen vuestros filtros: todos los pisos que se pasan de presupuesto, que están lejos de la universidad, mal comunicados, en los que se fuma, en los que hay gatos; las habitaciones con camas pequeñas, poco luminosas, etc.

Cuando os queden pocas opciones, elegid con el corazón: el piso con la gente más simpática, el que te haya parecido más acogedor, etc. Al fin y al cabo pasarás mucho tiempo allí y lo importante es que estés a gusto.

¡Muchas suerte en la búsqueda! Tomaos vuestro tiempo, haced caso a los consejos y veréis como así encontraréis el piso compartido de vuestros sueños.

Imagen: barnyzJuan CarlosManuel Martín

Aprendiz de publicitaria en la UJIversidad de Castellón. Ando aprendiendo a comunicar profesionalmente en todas sus vertientes. Actualmente viviendo en Barcelona con nueva aventura entre manos… ¡Hemos venido a jugar! LIVE, LOVE, LAUGH.

Dejar respuesta