Hay estudios que demuestran que el estómago vacío aumenta el grado de impulsividad de nuestros actos. Incluso hay estudios que demuestran que es bueno estudiar o hacer tareas con el estómago vacío porque ayuda a retener información e ideas nuevas.

No obstante, nosotros hoy os traemos 5 ocasiones en la que no deberías estar con el estómago vacío ya que podéis tomar malas decisiones.

1. Comprar comida

Si aún no habéis comido no es buena idea ir a comprar. Aunque llevéis una lista detallada de lo que necesitáis, puede que volváis con el cesto lleno de porquería: chocolate, dulces, aquello que estaba en promoción, etc.

carro

2. Cocinar

Igual suena raro, porque si tenemos hambre tendremos que cocinar para comer. Pero lo cierto es que cuando estamos muy muy hambrientos a veces nos decantamos por aquello que es más fácil y rápido de preparar: una pizza congelada que podemos meter al horno 10 minutos suele ser la primera opción.

Optad por comer 4-5 veces al día o dejar la comida hecha para no tener que tirar de comida basura.

pizza

3. Discutir

No dejes que el estómago hable por ti. Quizás estés enfadado por algo con alguien y desees hablar sobre el tema. Pues bien, hazlo con el estómago lleno. Discutir teniendo hambre afectará a nuestro humor y no nos ayudará ni mucho menos a solucionar las cosas.

4. Juzgar a otros

Si van a presentarte a alguien o vas a estar rodeado de gente, asegúrate de no tener hambre. Muchas veces ocurre que si lo vemos todo negro, si estamos cabreados y hambrientos, podemos llegar a soltar toda esa frustración y pagarla con alguien que no tiene la culpa.

Ya sabéis: un estómago lleno es una persona feliz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here