En los tiempos que corren, casi parece que los astros deban alinearse para que llegues a conseguir una entrevista de trabajo en la empresa en la que quieres trabajar. Por tanto, una entrevista es una magnífica oportunidad que no te puedes dar el lujo de desaprovechar.

Hoy te ofrecemos 4 consejos muy útiles para que superes con éxito tu próxima entrevista de trabajo.

1. Conócelo todo sobre la empresa

Antes de llegar a la entrevista, deberás enviar tu currículum y ya desde ese momento tienes que investigar todo lo que puedas sobre la compañía (qué hacen, cómo lo hacen, cuál es su filosofía, sus valores, etc).

Las páginas web oficiales son una herramienta muy buena para ello. También puedes investigar por LinkedIn para ver qué tipo de perfil trabaja en esa empresa.

buscar

Esa información te ayudará a redactar un currículum adaptado a las necesidades de la empresa y en la entrevista podrás demostrar tu interés en el tipo de negocio que realiza o en trabajar junto con el equipo que ésta tenga.

2. Practica en casa

Cuantas más entrevistas de trabajo hagas, más preparado estarás para afrontarla con éxito. Pero si es tu primera entrevista no te preocupes, puedes practicar en casa tu expresión corporal, qué temas quieres abordar en la entrevista, cómo vas a demostrarles que estás realmente interesado en el puesto, etc.

3. Da buen impresión

La primera impresión sólo se da una vez así que debes trabajarla.

Prepara una vestimenta adecuada para la entrevista. ¡Ojo! el traje no es siempre la mejor opción. Adecúa tu imagen a la de la empresa para que vean que puedes ‘encajar’ como uno más.

traje

Controla tus nervios. Hay trucos muy buenos como por ejemplo sentarse a beber agua (el cerebro recibe la información de que estás lo suficientemente tranquilo como para tomarte unos minutos para beber).

También funciona muy bien decirlo. Si al principio de la entrevista estás nervioso o nerviosa es bueno decirle al entrevistador que lo estás: ‘Estoy un poquito nerviosa porque es mi primera entrevista y quiero que salga bien porque realmente me interesa el puesto’. La gente de Recursos Humanos no quieren comerse a nadie, sólo hacen su trabajo. Entenderán tus nervios y tú te sentirás mejor y más relajado tras haberlo dicho.

Expresión corporal. No sólo debes controlar el nerviosismo (mover una pierna, morderte las uñas o los labios, etc) también debes cuidar tu postura (evita estar casi tumbado en la silla o con los brazos cruzados) y cuida también tus ‘tics’ (no te toques mucho el pelo, por ejemplo).

Sé puntual. Asegúrate que conoces bien dónde será la entrevista y llega puntual (incluso un poco antes y te tomas una tila antes de entrar). No hay nada peor que llegar tarde a la entrevista ya que puede transmitir pasotismo, despiste, falta de interés, etc.

4. Hazte valer

Explica a tu entrevistador o entrevistadora cuál es tu experiencia profesional o tu preparación si fuera relevante; destaca aquellas habilidades y capacidades que te hacen ser un buen candidato o candidata para el puesto y hazle ver que puedes encajar perfectamente en el equipo de trabajo.

No hace falta que te ‘vendas’ demasiado ya que puedes resultar un poco ególatra; bastará con que muestres que tienes las cualidades que están buscando y que realmente tienes ilusión por formar parte de la empresa. A veces una buena actitud es la clave para que Recursos Humanos te diferencie a ti del resto de candidatos.

 

Ahora que ya sabes cómo afrontar una entrevista de trabajo, mucha suerte y ¡déjales boquiabiertos!

 

Imagen: Laia RosFlazingo Photos

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here