Hace poco hablé en un artículo de una de las cosas que más odio (no poder dormirme cuando quiero) y de una técnica efectiva para solucionarlo. Hoy os voy a hablar de otra cosa que también me desespera y de como evitarla: Tener que tirar comida.

Lo reconozco, para las tareas del hogar soy una persona un poco desorganizada y cuando se trata de comprar comida no es diferente. Siempre acabo comprando más comida de la que necesito y al final siempre me quedan cosas que se ponen malas y que tengo que tirar. Principalmente es un problema de previsión y organización de compras pero he descubierto estos trucos que permiten que me aguante más la comida sin ponerse mala.

Seguro que muchos ya los conocéis, pero para todos aquellos que como yo sólo tengan “nivel amateur” en tareas del hogar os puede venir muy bien.

13 Trucos para que los alimentos te duren más

Frutas, Verduras y Hortalizas

conservar-frutas-y-verduras

¿No te ha ocurrido nunca encontrarte en el fondo de la nevera un tomate tan maduro que parece una ciruela? La mayoría de frutas y verduras son rápidamente perecederas y es por ello que no debe pasar demasiado tiempo desde que las compramos hasta que las comemos si queremos hacerlo manteniendo todo su sabor, nutrientes y propiedades. Estos son los trucos que he podido recopilar y poner a prueba en esta categoría:

  • Cuidado con las frutas y verduras pasadas: Si están mezcladas con otras frutas y verduras en buen estado, (por ejemplo en un frutero), harán que las que estén buenas se pongas malas más rápido. Al primer indicio de fruta o verdura pasada, lo mejor es retirarla del resto.
  • Frutos rojos en vinagre: Los frutos rojos suelen ser los más rápidos en ponerse malos, pero hay una forma de que se conserven mejor muy fácil: Disuelve una parte de vinagre en diez de agua, moja los frutos rojos y sécalos. Ahora te aguantarán en la nevera mucho más (y no tendrán sabor a vinagre).
  • Plátanos: Cuando tengas plátanos en casa envuelve la corona (el lugar donde se unen los plátanos) con un poco de film transparente para que aguanten frescos mucho más tiempo.
  • Tomates y Lechugas: Estando bien secos los envuelves en un papel de periódico, aguantarán mucho más tiempo frescos en la nevera. Antes de comerlos les das un lavado rápido.
  • Patatas: Déjalas en un lugar oscuro y sin amontonar, evitarás que se pudran y que germinen.
  • Cebollas: Puedes envolverlas en papel de plata y meterlas a la nevera, durarán mucho tiempo en buen estado.
Lácteos

Conservar-leche

Los lácteos en mal estado pueden ser muy peligrosos para la salud y además sus sabor y olor son horribles. ¿Cómo conservarlos mejor? Aquí van unos cuantos trucos:

  • Leche: A la leche le afectan mucho los cambios de temperatura, una vez abierta, al guardarla en la nevera es preferible no ponerla en la puerta ya que quedará más expuesta a dichos cambios de temperatura y se pondrá mala más rápido.
  • Queso: Para conservarse mejor, los quesos deben ser guardados en un material poroso como el papel encerado o el papel de cocina. Al poder ser en un lugar seco. Dentro de la nevera, el mejor lugar para los quesos es dentro de uno de los cajones.
Pan

Conservar-pan

Si te sobra un día pan, no lo tires. Es muy fácil poder aprovecharlo: lo cortas en trozos que quepan en el microondas, los metes en una bolsa y los pones en el congelador. Congelados aguantarán todo el tiempo que desees y luego podrás sacarlos y meterlos en el horno o el grill para disfrutar de un pan “recién hecho”. Eso si, una vez descongelado y horneado tendrás que comerlo pronto para que no se ponga blando.

Carnes y embutidos

Conservar-carne

Normalmente la carne se debería cocinar antes de que se cumplan 72 horas desde que fue abierta de su envase o cortada en la carnicería (en este caso un poco menos). Se pone rápida muy rápido, pero por suerte en los supermercados las venden en bandejas cerradas herméticamente que no permiten el acceso de bacterias. Cuando compramos la carne en una carnicería y no es envasada debemos ser más cautos a la hora de conservarla.

  • Recipiente con cierre hermético: Limpia bien un recipiente, introduce la carne y ciérralo herméticamente.
  • Congelación: Si vas a guardar la carne en el congelador, cuando la saques de la bandeja, tira todos los líquidos y métela en bolsas de cierre hermético para congelador. Cuanto más rápido se congele, mejor.
  • La carne picada: Dura menos que la carne normal ya que es más fácil que entre los espacios de aire aparezcan bacterias.
  • Si tienes embutidos a los que comienza a aparecerles un poco de moho en la piel, puedes frotarles un trapo humedecido en agua y sal. La sal es un magnífico conservante que no permite la proliferación de la mayoría de las bacterias.

¿Conoces más trucos interesantes para conservar los alimentos? Déjanos un comentario y lo compartiremos en futuras ediciones. ¿Por qué tirar comida si se puede conservar correctamente?

Imagen: Eloïse LSandy Austin@Doug88888mystuartPeter Hellberg

"Navarrico" de nacimiento asentado en Barcelona. Apasionado de la tecnología, el marketing, los viajes, el cine y las series de TV. Compagino mi trabajo con la escritura de artículos para blogs, y aunque parezca mentira, todavía me queda tiempo para disfrutar del resto de mis aficiones. Mi última creación blogger personal es Supercurioso.com, si sientes curiosidad te invito a que la visites.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here