Si te gusta viajar es probable que seas consciente de los “peligros” que conlleva, entre ellos el de ser engañado, timado o estafado. A pesar de ello, al verdadero viajero esto no le provoca ningún miedo, lo gratificante que resulta viajar supera cualquiera de estos inconvenientes.

En la primera parte del artículo vimos los 6 primeros timos habituales que debes conocer antes de viajar, en esta segunda parte del artículo te presentamos otros 6 timos que seguro te interesará conocer para no ser engañado.

7. La recomendación del taxista

Timos-habituales-viajes

La recomendación del taxista no es un timo como tal sino más bien es una especie de engaño. Los turistas poco precavidos suelen llegar a los destinos de sus viajes sin haber preparado una lista de lugares donde comer, cenar o incluso dormir. Esto está muy bien si te gusta la aventura, pero debes tener cuidado a la hora de preguntar por recomendaciones.

Algunos de estos turistas cometen el error de preguntar al taxista donde pueden hacer estas tres cosas y en otras ocasiones es el taxista el que sin preguntar les recomienda encarecidamente sitios que él conoce. Dependiendo de la profesionalidad del taxista este podrá recomendar lugares que realmente son buenos o lugares en los que recibe una comisión por cliente que lleva y que no son tan buenos o incluso son malos.

Aunque no todos los taxistas hacen esto (ni siquiera la mayoría), es recomendable no jugársela e ir preparado a nuestro destino. Otra opción si somos más aventureros es preguntar a gente que te encuentres en la calle o a un camarero mientras te tomas un café. En definitiva, gente que no tendría por que estar conectada a través de comisiones con otros locales.

8. La cámara rota

timos-habituales-viajeros

El timo de la cámara rota me ha ocurrido en una ocasión. Iba caminando cerca de la catedral de Notre Dame en París y una pareja joven me pidió que les tomara una foto con una cámara Reflex. En ningún momento sospeché que pudiera tratarse de un timo, parecían buena gente e iban bien vestidos. (Ya se sabe que las apariencias engañan)

El hombre me hizo unas breves indicaciones sobre el funcionamiento de la cámara y se alejaron para que les tomara la foto con la catedral de fondo. La cámara parecía funcionar, al menos el visor LED se encendía, pero cuando fui a echar la foto, al apretar el botón no pasaba nada. Después de varios intentos avisé al hombre de que no funcionaba y él se acercó para ver que estaba pasando. Enseguida comenzó a echarme las culpas, casi sin haber revisado que le pasaba a la cámara lo que levantó rápidamente mi sospecha. Me dijo en un inglés bastante malo que yo había roto la cámara y que le tenía que pagar algo.

Me resulto una situación muy poco natural y enseguida me di cuenta de que se trataba de un timo. Le dije al hombre,  “espera un momento que ahora vengo”, me di la vuelta y me fui andando tranquilamente en otra dirección. Ni siquiera intentó seguirme, se dio cuenta de que había entendido que era una estafa demasiado rápido. Dado que es difícil detectar con antelación si quien te va a pedir que le eches una foto te va a intentar timar o no, lo mejor es que si se da el caso, le eches la misma cara que le echa el estafador a la hora de pedir dinero y te vayas tranquilamente sin dar pie a la discusión.

9. El iPhone perdido

estafas-habituales-viajes

Imagínate que vas caminando por un lugar bastante turístico y se te acerca una persona que te pregunta “¿Se te ha caído este iPhone?”. Compruebas tu teléfono (en el caso de que sea un iPhone) y le respondes que no. Entonces esta misma persona te dice que se lo ha encontrado, que parece estar en muy buen estado y que si tu lo quieres te lo vende a un muy buen precio ya que él no lo necesita.

Parece una oferta interesante, como no te dejas timar fácilmente revisas que se trate de un iPhone original, que funcione todo correctamente y de que no haya ningún problema visible. Parece un buen trato, te vas a hacer con un iPhone por a penas 60€.

Una vez le has pagado los 60€ esta persona introduce el iPhone en una bolsa que casualmente tenía en el bolsillo y te da la bolsa. Te dice que tengas cuidado de no sacarlo hasta que te hayas alejado de la zona no fuera a ser que te viera su dueño original. Te vas caminando de la zona muy feliz con teléfono nuevo, pero cuando llegas al hotel y abres la bolsa te das cuenta de que sólo hay una maqueta de iPhone (una versión de plástico de prueba). ¿Cómo lo ha hecho? Sin darte cuenta, mientras metía el móvil en la bolsa, hizo un rápido cambiazo, se quedó con el móvil que tu habías probado y que funcionaba correctamente y te metió esta maqueta que no sirve ni de posapapeles. Acabas de ser estafado. Nunca compres nada en estas condiciones, se dan muchos casos no sólo de iPhones sino también de joyería y otros pequeños útiles electrónicos.

10. El vendedor de rosas

estafas-habituales-viajeros

El vendedor de rosas no es un timo como tal pero es una forma de engaño muy molesta y por desgracia bastante extendida por todo el mundo. La situación es la siguiente:

Vas caminando en pareja por la calle y un hombre con un ramo de rosas le da una a la mujer una rosa sin que ella lo pidiera. En un primer momento puedes cogerla sin entender que está pasando, pero si la coges entonces comenzará a pedirle al hombre que la pague. En ese momento a la mujer le será prácticamente imposible devolver la rosa y el hombre por no quedar mal y por no discutir accederá a pagarla a regañadientes.

¿Te suena esta situación? Lo mejor para evitarla es alejarse de estas personas que venden rosas por la calle (a no ser que de verdad quieras comprar una) y en ningún momento acceder a coger la rosa, sino ya tendrá excusa para pedirte dinero.

11. El viajero sin espacio en la maleta

timos-y-estafas-viajes

Cuidado con esta estafa porque es una de las más peligrosas que puede sufrir un viajero por sus posibles consecuencias.

Imagínate que estás en el aeropuerto de un país extranjero y mientras estás esperando en la fila de facturación se te acerca una pareja muy amable (puede que de tu mismo país) y te pregunta si les podrías hacer un favor. Te cuentan que han venido de vacaciones y que han comprado muchas cosas con tan mala suerte de que la maleta ahora pesa demasiado y no les dejan facturarla. A ti te parece que son una pareja de fiar y es por eso que cuando te piden amablemente si les puedes llevar en tu maleta uno de los souvenirs que han comprado aceptas sin pensártelo dos veces.

Metes el souvenir en tu maleta, bien protegido para que no se rompa y emprendes el vuelo de vuelta a casa. Cuando bajas del avión y vas a recoger tu maleta unos policías se te acercan y te detienen. ¿Por qué te detienen? Esa pareja tan amable te había intentado usar de “mula” para enviar drogas a tu país sin ellos correr ningún peligro. El souvenir que habían guardado en tu maleta estaba lleno de ellas, pero por supuesto el delito es tuyo por haberlas transportado.

En ningún caso y bajo ninguna circunstancia debes dejar que nadie meta nada en tu maleta. Incluso un buen amigo puede cometer un error y tu cargar con las culpas.

12. El guía impertinente

timos-y-estafas-viajeros

En algunos de los lugares más turísticos abundan los guías “camuflados e impertinentes”. Mientras estás observando un edificio, monumento o cualquier otro punto de interés turístico, se te acercan y comienzan a hablarte sobre él sin que tu se lo pidas.

En un principio, como no se presentan como guías turísticos puedes pensar erróneamente que se trata de una persona que es de allí y simplemente te da una breve explicación sin ánimo de lucro. Tú atiendes interesado (o no) a las explicaciones y te sorprendes de la amabilidad que está mostrando esta persona al explicarte todo eso sin pedir nada a cambio.

El problema sucede cuando termina de explicar, tu le das las gracias y él te pide dinero. Si te ha gustado la explicación y te ha parecido interesante quizás accedas a darle un pequeño pago por el servicio prestado, pero si la explicación te ha molestado o no ha resultado de tu interés no querrás hacerlo y él se pondrá muy pesado a recriminarte que lo hagas.

Normalmente no se tratan de guías certificados y están igualmente mal vistos por los propios guías oficiales de la zona, así que si no estáis contentos con la explicación o no os interesa, no dudéis en dejarlos plantados y a explicarle amablemente que no estáis interesados en sus servicios.

Comparte este artículo con tus conocidos que se vayan de viaje próximamente y si conoces algún timo o estafa más que no hayamos explicado, déjanos un comentario y nosotros nos encargaremos de publicarla en futuros artículos.

Imagen: Daniel Horacio AgostiniBearOnATrikeRobert Scobleunable to navigate probaLukeEd YourdonDick Vos

2 Comentarios

  1. Timo 13: subís al taxi y terminado el recorrido pagas con un billete de alta denominación pie falta de cambio, el taxista con mucha astucia cambia el billete que le has dado y te dice que la has dado un billete falso, entonces tendrás que pagar de vuelta el taxi y encima volver al hotel con un billete falso que te cambio el taxista…

  2. hello!,I really like your writing very so much! percentage we keep up a correspondence more approximately your article on AOL? I require a specialist in this space to solve my problem. Maybe that’s you! Having a look forward to look you.

Dejar respuesta