La llegada del verano y la subida de las temperaturas es un acontecimiento que multiplica las posibilidades de disfrutar del día al aire libre: Puedes bañarte en la piscina o la playa, te olvidas del abrigo, disfrutas de más horas de luz etc. Pero a pesar de todo lo bueno también tiene otras desventajas como quemarse con el Sol, las picaduras de los mosquitos o el exceso de calor para dormir por las noches.

En este artículo precisamente vamos a hablar sobre este último punto. ¿Qué alternativas existen al aire acondicionado que nos permitan dormir mejor por las noches?

10 Formas de dormir bien en las noches calurosas

1. La botella fría

Coge una botella (de las que habitualmente se usan con agua caliente para calentar la cama), llénala de agua y ponla en el congelador (ten cuidado de no llenarla demasiado para que no explote por la expansión). Antes de meterte en la cama pon la botella entre las sábanas para refrescar la temperatura de la cama.

Durante la noche puedes dejarla a tus pies, si notas mucho calor con tan sólo poner los pies sobre ella conseguirás bajar tu temperatura corporal. ¡Ten cuidado de no dormirte sobre ella y coger un resfriado!

2. Las sábanas de algodón

Si la ropa de cama es de algodón podrás dormir mejor. El algodón es una fibra natural que permite una mayor transpiración que las fibras sintéticas más comunes.

Dormir con sábanas de algodón evitará que almacenes demasiado calor y sudor.

3. Ventilador + Hielo

Hace años casi todos los aires acondicionados funcionaban con hielo. Es decir, un ventilador provocaba la evaporación del agua en la superficie del bloque de hielo y por lo tanto lograba enfriar así el ambiente. Aun a día de hoy existen aires acondicionados que funcionan con el efecto de la evaporación, pero si no quieres gastarte dinero en comparar uno, siempre puedes fabricar el tuyo propio con la ayuda de unas botellas, un ventilador y una caja. Video:

4. Ducha “fresquita” antes de dormir

Un consejo muy básico pero útil: Si antes de irnos a dormir nos damos una ducha que baje un poco nuestra temperatura corporal, nos será más fácil conciliar luego el sueño ya que no notaremos tan caliente la cama.

5. Evitar comidas muy copiosas

La comidas muy copiosas y grasientas requieren una digestión más pesada y duradera. Esto hace que suba la temperatura de nuestro cuerpo y además dificulta la conciliación del sueño.

6. La solución tecnológica para los más Geeks

Si eres un Geek de la tecnología y tienes unos 250€ ahorrados quizás te interese conocer el proyecto Luna de kickstarter.

Luna es una especie de sábana bajera que se pone en tu cama y que está conectada electrónicamente a tu smartphone. Según sus creadores, Luna convierte tu cama en una cama inteligente capaz de regular la temperatura dependiendo de las necesidades de cada persona. Así si por ejemplo tienes calor una noche, Luna enfría la cama, de igual modo, si detecta que estás pasando frío, Luna subirá la temperatura.

Además de la funcionalidad de regulación de temperatura, Luna te permite monitorizar otros aspectos de tu descanso como las horas de sueño o cuanto te mueves en la cama.

7. Mantente cerca del suelo

La física básica nos dice que los fluidos calientes tienden a subir y los (fríos por lo tanto) tienden a bajar. Esto, sumado a que un suelo de baldosas o piedra suele mantenerse más frío, hacen que la opción de dormir con el colchón en el suelo sea una gran opción en las noches más calurosas.

8. Mantén la habitación acondicionada

Parece un proceso lógico pero muchas personas lo olvidan a la hora de ponerlo en práctica. Si quieres que tu habitación y tu casa en general no estén demasiado calientes por la noche, tienes que cerrar todas las persianas durante el día para que no penetre la calor. Por la noche, si corre brisa, conviene abrir ventanas de diferentes estancias de la casa para que fluya la corriente y refresque la casa.

9. Estírate todo lo que puedas

Cuando tenemos frío en la cama tendemos a “hacernos una bola” para mantener mejor el calor corporal. Sin lugar a dudas se trata de una técnica efectiva y es por ello que debemos evitarla en los días calurosos. Cuanto más estirados podamos dormir mejor para bajar nuestra temperatura corporal.

La superficie de contacto de tu cuerpo con el aire será mayor y por lo tanto tu piel podrá transpirar mejor y no sudarás tanto.

10. Pies fuera del colchón

Otra técnica que seguro muchos ya realizáis es la de sacar los pies fuera del colchón. Tener los pies fuera del contacto de la cama hace que circule el aire entre ellos de manera efectiva, consiguiendo de este modo que sintamos menos calor.

¿Tienes alguna técnica más que añadir a nuestro listado? Cuéntanosla dejándonos un comentario en el blog o a través de las redes sociales.

La-técnica-4-7-8 App

"Navarrico" de nacimiento asentado en Barcelona. Apasionado de la tecnología, el marketing, los viajes, el cine y las series de TV. Compagino mi trabajo con la escritura de artículos para blogs, y aunque parezca mentira, todavía me queda tiempo para disfrutar del resto de mis aficiones. Mi última creación blogger personal es Supercurioso.com, si sientes curiosidad te invito a que la visites.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here