Estés aprendiendo a cocinar ahora o lleves años y años cocinando, seguro que cometes algún que otro error en la cocina… Nosotros en la redacción nos hemos dado cuenta de que caemos en bastantes de estos errores ¿y tu?.

Hoy os traemos 10 malas costumbres que deberás evitar en la cocina para que tu comida esté más sabrosa, mejor cocinada y sea más saludable.

¡Comenzamos!

1. No leer toda la receta antes de cocinar

Este es un error en el que hemos caído casi todos alguna vez. Ves un plato que te gusta en una revista o una web, miras los ingredientes, ves cuánto tiempo se tarda en hacerlo, haces una lectura diagonal y te pones a ello. Cuando ya has empezado te das cuenta de que en realidad no tienes uno de los ingredientes aunque jurarías que sí… o que te falta algún utensilio de cocina imprescindible para hacer la receta.

Consejo: leed siempre la receta completa antes de cocinar y aseguraros de que tenéis todos los ingredientes, utensilios y el tiempo necesario para realizar esa receta.

receta

2. No usar la tabla de cortar del tamaño necesario

Alguna vez hemos caído en esa tentación de ir a las tiendas especializadas en utensilios para el hogar y ver esas tablas para cortar tan bonitas (y pequeñas) que al final realmente sólo pueden servir para cortar fresas o un limón como mucho.

Consejo: es bueno tener tablas de cortar de todos los tamaños, pero asegúrate de que tienes una tabla grande para por ejemplo cortar un pollo entero con facilidad.

tabla

3. No usar el cuchillo correcto

A veces nos pasa que le cogemos cierto cariño a un cuchillo, porque es nuevo y corta bien, y ya lo empezamos a usar para absolutamente todo: deshuesar carne, cortar verduras, cortar el pan, etc.

Consejo: debes saber que hay un cuchillo para todo, tienes los cuchillos de cocinero para picar y cortar verduras, los cuchillos de sierra para cortar pan, cuchillos deshuesadores para la carne y un largo etcétera.

cuchillos

4. Trabajar en un espacio sucio

Además de que resulta menos apetecible cocinar en un lugar sucio y desordenado, te resultará más complicado a nivel práctico acceder a todo lo que necesitas y manejarte dentro de la cocina si no vas recogiendo de tanto en tanto.

Consejo: como dice mi madre, ‘deja la cocina impoluta antes de cocinar y cada utensilio que utilices, lávalo cuando acabes.’ De esta forma tendrás siempre un espacio limpio y ordenado en el que trabajar y cuando acabes de cocinar, no tendrás la pila llena de cosas sucias que te apetecerá muy poco lavar.

cocinasucia

5. Poner los ingredientes en la sartén aún fría

Hay quien pone el aceite y las verduras, por ejemplo, en la sartén y luego enciende el fuego. Error.

Añadir los ingredientes cuando la sartén o el aceite no están bien calientes hará que la verdura o lo que añadas absorba el aceite y tu comida quede más grasienta, o bien hará que la carne por ejemplo se pegue con más facilidad.

aceitecaliente

6. Cocinar la carne justo después de sacarla de la nevera

Creo que en este error también hemos caído todos. Con suerte nos hemos acordado de sacar la carne del congelador y dejarla en la nevera para el día siguiente. Cuando nos ponemos a cocinar, la sacamos directamente de la nevera y la ponemos en la sartén.

Consejo: al entrar en la cocina, saca la carne de la nevera y déjala sobre un plato. Mientras preparas los utensilios, cortas la verdura y vas haciendo otras cosas, la carne se irá poniendo a temperatura ambiente y quedará mucho mejor cocinada.

carnenevera

7. No probar la comida mientras cocinas

No es de mala educación, todos los chefs lo hacen. Es la única forma realmente eficaz de comprobar que se está cocinando bien o que no te has olvidado de ningún ingrediente o especia para darle sabor.

Consejo: coge una cuchara y tenla a mano para de vez en cuando ir probando la comida.

8. Poner demasiados ingredientes en la sartén

A veces ocurre que elegimos una sartén con un tamaño determinado y vamos añadiendo ingredientes hasta que ya no hay espacio ni para la sal… Cuando esto pasa nos vemos en la necesidad de ir removiendo la comida constantemente porque sólo se estará cocinando lo que esté más al fondo de la sartén.

Consejo: elige una sartén del tamaño adecuado pensando en las raciones que vas a preparar. Siempre será mejor que la sartén sea grande a que sea pequeña.

9. No vigilar con la sal

La sal es un punto clave de la cocina. Que la comida quede demasiado salada o muy sosa dependerá de que estés atento a qué ingredientes estás incorporando en la sartén y también, como hemos dicho antes, a que pruebes la comida mientras la vas cocinando.

Consejo: añade la sal a medida que estés cocinando, no al principio… ya que quizás la receta incluya algo adobado o braseado o tengas que poner especias y si además añades sal no hará quien se lo coma.

sal

10. No dejar reposar la comida

Cuando no tenemos mucho tiempo para cocinar, solemos servir la comida justo después de acabarla. O bien, a veces lo hacemos porque pensamos que lo suyo es comérselo bien caliente. Pues lo cierto es que la comida, sobre todo las carnes, se recomienda dejarlas reposar a temperatura ambiente unos 10-15minutos antes de servir. Piensa en un pollo al horno… dejándolo esos minutos fuera, conseguimos que todos los jugos penetren bien en la carne y no se pierdan al cortar el pollo con el cuchillo nada más salir del horno.

Consejo: cuando tu carne esté lista, déjala reposar fuera del horno y disponte a poner la mesa. El tiempo que tardes en colocar el mantel, los platos, los cubiertos, las servilletas y todo lo necesario, será suficiente para que el pollo esté perfecto.

pollo

Esperamos que os haya sido de ayuda este artículo y que empecemos todos (nosotros incluidos) a dejar esos malos hábitos en la cocina.

¿Y tú? ¿Conoces algún error en la cocina más? No dudes en contárnoslo.

Imagen: Charlie&Anamias. VivegJeffreydeepwarrenabbamouseSexy EggsPeter MIosu RamírezMarjan LazarevskiMatthias Weinberger

Dejar respuesta