Las vacaciones de verano son la época del año preferida de los niños. Unos meses en los que se pueden olvidar del colegio, los horarios ajustados y los deberes que les mandan los profesores. Pueden descansar, jugar y disfrutar un poco más de la familia.

En ocasiones esta “relajación” continua puede provocar que los niños no aprovechen el verano tanto como podrían. El “no saber que hacer” puede llevarles al aburrimiento; a pasar demasiadas horas viendo la televisión o incluso a terminar durmiendo largas siestas que consumen gran parte de sus tardes.

Los niños no son completamente conscientes de la importancia que tienen estos periodos vacacionales y es por ello una obligación de los padres el darles la oportunidad y las ideas para que los disfruten al máximo, los aprovechen y forjen algunos de los que serán los mejores recuerdos de sus vidas. En este artículo queremos proporcionar 10 ideas de actividades que todo niño debería hacer durante el verano.

10 Cosas que todo niño debería hacer en verano

1. Leer un libro

Leer un libro

He de reconocer que de pequeño no era un niño apasionado por la lectura, pero por suerte, mis padres me inculcaron la importancia de leer y poco a poco me ayudaron a aficionarme a este entretenimiento.

Obligar a un niño a leer un libro en verano puede ser difícil, es por ello que hay que ayudarle a encontrar un libro que de verdad le interese leer. En un principio los intereses de lectura pueden ser muy concretos pero con el paso de los años se irán ampliando y esto le permitirá al niño aficionarse a cualquier genero que caiga en sus manos.

Leer es una forma de viajar, de conocer mundo, de aprender valores, de adquirir cultura general y de entender la vida desde muchas perspectivas. Además la lectura ayuda a desarrollar unas mayores capacidades intelectuales a lo largo de la vida. ¿Por qué no comenzar con ello desde pequeño?

2. Viajar

Viajar

¡Qué bonito es viajar! Al igual que con los libros, viajar nos ayuda a conocer el mundo (esta vez de una manera literal). Nos ayuda a ampliar nuestros horizontes, nuestra visión y a entender lo pequeños que somos en comparación con todo lo que nos rodea.

La falta de presupuesto nunca debe de ser una excusa a la hora de viajar. No es necesario viajar con los niños a otros países si no se puede; se pueden hacer excursiones a lugares cercanos, viajes de un día en el que se pueden conocer lugares interesantes e incubar la afición de viajar y hacer excursiones en los más pequeños.

3. Conocer otros niños

Conocer otros niños

Otro punto importantes es conocer a otros niños. Socializar fuera de los círculos de contactos habituales ayudará al niño a salir de su zona de confort y sentirse cómodo poco a poco en situaciones nuevas para él y con personas nuevas.

Además conocer otros niños le ayudará a crear amistades que quizás puedan prolongarse en el tiempo indefinidamente. Una forma de conocer otros niños y además viajar pueden ser las colonias de verano o las actividades para niños que suelen realizar algunas organizaciones o ayuntamientos.

4. Tener una dosis de independencia

Independendia paternal

A veces hay que dejar que los niños sean capaces de tomar sus propias decisiones y tener un poco de independencia paternal. Esto les ayudará a madurar y a no depender de los padres cada vez que tengan que tomar una decisión. Es bueno que los niños crezcan también con la responsabilidad que conlleva tomar sus propias decisiones.

5. Disfrutar de la familia

Disfrutar de la familia

El verano es tiempo de disfrutar de la familia. Pasar tiempo juntos haciendo diferentes tipos de actividades en familia ayudará a reforzar los lazos de unión.

Si a tu hijo le gusta jugar a las videoconsolas es un buen momento de que lo intentes tu también y juegues con él. No importa la forma en la que gastéis el tiempo, lo importante es gastarlo juntos.

6. Disfrutar de los amigos

Disfrutar de los amigos

Por supuesto también debe disfrutar de los amigos más cercanos, aquellos con los que crecerá y vivirá gran parte de su vida. Recordar los veranos con ellos es una de las cosas que más nostalgia evocan en la madurez.

7. Contactar con la naturaleza

Conectar con la naturaleza

Sobretodo los niños que viven en grandes ciudades no tienen la oportunidad de vivir la naturaleza muy de cerca. Excursiones al bosque o al campo permitirán al niño conocer la flora y fauna cercana ya adquirir respeto por ella.

Es importante crear una conciencia ecológica en los más pequeños ya que ellos serán la generación llamada a arreglar el desastre ecológico creado por generaciones anteriores.

8. Hacer deporte

hacer deporte

“Mens sana in corpore sano” El deporte es importante para los niños independientemente de cuál sea la disciplina practicada. Hacer deporte no sólo los ayudará a mantenerse en forma sino que también les enseñará a trabajar en equipo (si se trata de un deporte colectivo).

9. Jugar

Jugar

Los niños tienen que jugar, por eso son niños. No importa cuáles sean sus aficiones pero siempre debemos intentar jugar con ellos y compartir nuestro entusiasmo.

Hoy en día uno de los “juguetes” estrella para los niños son las videoconsolas. Muchos padres se preocupan pensando que los efectos de jugar con ellas no sean los mejores, pero nada más lejos de la realidad. A pesar de la oscura imagen que crearon los medios de comunicación con respecto a las videoconsolas, muchos estudios científicos recientes han demostrado que tiene muchos beneficios jugar con ellas, eso sí, siempre de manera moderada.

En este artículo hablo de 5 grandes beneficios de jugar a videojuegos.

10. Guardar los recuerdos

hacer fotos

Tener una cámara a mano o un móvil (qué es lo que hoy en día más se lleva), nos permitirá conservar estos recuerdos en forma de fotos y vídeos para la posteridad. Cuando sean adultos estos niños se divertirán al ver como se comportaban de pequeños y que cosas hacían.

Así que si puedes, no dudes en “echar unas fotos” y grabar unos vídeos.

Dejar respuesta