Atención género masculino, después del artículo “10 Cosas que gustan a las chicas y que los hombres no saben” llega ahora, lo que NO nos gusta. No todo iba a ser bueno..  Ya veis, seguimos en nuestra línea de haceros la vida más fácil y ayudaros a cambiar de estrategia a la hora de conquistar, ligar, o simplemente mejorar la convivencia con las mujeres. ¿Sabéis cuál son los hábitos o costumbres que más detestamos nosotras de los hombres?. Pese a que sabemos que no todos los hombres sois iguales, hemos intentado seleccionar una lista de 10 cosas en la que creemos que la mayoría de mujeres estaríamos de acuerdo. Así que leed detenidamente y si os sentís identificados con alguno de los puntos, reflexionad.

hombres, fútbol, cerveza, amigos, colegas, cosas que odiamos de los hombres

10 cosas que las mujeres detestan de los hombres.

1. Luego lo recojo cariño…

“Un momento, ahora lo limpio…”. “Sí, sí, cuando acabe la partida lo regojo”… ¿Os suena no?. Cuántas de vosotras habréis escuchado la misma historia. Pueden nacer y morir seis generaciones hasta que él mueva un dedo. Y claro, al final siempre acabamos haciendo de chachas. Chicos, cuándo vais a entender que las tareas del hogar no son cosa de chicas, nos corresponden a los dos por igual. No digo que seáis todos iguales, pero hay quién sigue viviendo en el siglo XV. Si los dos ensuciamos, los dos limpiamos ¿es lógico no?. Y si os ponéis manos a la obra, hacedlo bien, porqué sé que más de uno metería lo barrido debajo de la alfombra.

2. Y la regla como origen del caos – dijo el hombre.

Muchos tenéis la teoría de que todos nuestros estados de ánimo, son debidos al síndrome pre-menstrual, y esto es algo que nos cabrea profundamente. “Estas enfadada, ¿qué pasa, tienes la regla o qué?” dicen. Si lloras, si estás irritable, o más sensible… da igual qué te suceda, ellos creen que es por la regla. Por favor chicos, somos personas normales y corrientes. No estamos poseídas por un ser extraño llamado menstruación. De hecho este fenómeno tan sólo sucede una vez al mes. El resto del mes: los cabreos, llantos y pataletas vienen por otros motivos. O sin motivos, no nos hacen falta. Las mujeres somos así, deberíais saberlo ya.

3. El hombre y su memoria de pez.

Sin duda, los hombres no tienen una gran habilidad en recordar fechas especiales. Ni cumpleaños, ni aniversarios… Nada de nada. Pero eso sí, preguntadles por algún programa deportivo, incluso de radio, y os dirán el dial exacto donde se retransmite. Además, podrían decirte la alineación exacta de su equipo favorito de algún partido de hace 15 años sin pensárselo dos segundos. Si sois despistados usad un post-it en la nevera, la alarma del móvil, o incluso la ayuda de facebook que os lo chiva todo. No tenéis excusa, no es tan difícil.

4. Esa mata de pelo en la pica del baño…

Muchas veces cuando los hombres acaban de afeitarse da la impresión de que acaban de rasurar a un gorila. Dejan pelos en absolutamente todos los rincones del baño. Incluso en lugares que creías que no existían. Por dios, ¿existe algo más desagradable?… espera sí, que dejen la tapa del wáter levantada y llena de salpicaduras, o lo que es peor, que no tiren de la cadena…

5. Escuchar no es sinónimo de oír.

Como hombres, muchas veces tendréis que soportar nuestras historias. Nosotras necesitamos relatar nuestras aventuras del día, contaros pensamientos variados, criticar a la nueva compañera de trabajo o pediros consejo sobre que modelito nos sentará mejor para la fiesta del sábado. Pero no podemos llevar a cabo el proceso de comunicación “emisor-receptor” si el receptor tiene la mirada fija en la tele y se limita a contestar “aha” o “tienes razón cariño”. A menudo echamos en falta eso que muchos le llaman complicidad.

6. Colocarse las partes nobles en público.

Nos desquicia y nos horroriza que os coloquéis el paquete indiferentemente del lugar donde estéis y con quien estéis. Lo más grave de todo es que para algunos se ha convertido en casi un acto reflejo, como parpadear o respirar. ¿Qué os parecería si nosotras hiciéramos lo mismo?. Ya puedes ser el chico más guapo del planeta que al hacer ese gesto se va toda tu guapura por la puerta. No intentéis disimular haciéndolo con la mano metida en el bolsillo de vuestro pantalón, porqué no somos estúpidas, se nota. Si os tenéis que rascar, ¡hacedlo en privado! Gracias.

7. El clásico fantasma: el que come dos y cuenta veinte.

El clásico fantasma es el típico fanfarrón que presume de hazañas, probablemente falsas, para llamar nuestra atención y destacarse por encima del resto. Repetimos lo dicho en otra entrada: nos gusta la humildad, la sencillez. Este tipo de hombres normalmente son así por naturaleza, quizás por complejos o sentimiento de inferioridad, y no se identifican para nada con la descripción que hemos dado. Dejad de presumir de lo que no sois. Lo que hace alguien especial es su naturalidad. Ser uno mismo.

8. Eructos y otros gases sonoros.

No sé si es mas asqueroso un hombre que eructe en presencia de alguien, o que ese alguien se ría porque le hace gracia. Y quien dice eructo dice cualquier otra variante de gas sonoro. No hay nada más repulsivo. Y que sepáis que el tener confianza de años con una persona, no le resta asquerosidad. Ya podemos ser amigos desde la cuna, que se nos va a revolver el estómago igual.

9. Sufrir un resfriado como si fuera una apendicitis.

¿Dónde se queda la virilidad de la que presumís cuando estáis enfermos? Es que es pillar un resfriado, una fiebre o un dolor de cabeza y parece que haya que llamar a una ambulancia. ¡Oh! ¡37,5 grados de temperatura, menudo drama! Siempre nos queda el consuelo de pensar que es una excusa para quedaros en el sofá como momias, que os traigan la comida y os pongan paños húmedos en la frente. Y si no es eso, dar gracias de que no tengáis que parir vosotros. Porque parecería eso el exorcismo de Emily Rose.

10. ¡Peligro, hombre en la cocina!

¿Cómo es posible dejar la cocina peor que Pearl Harbour después del bombardeo? Pero es que lo peor de todo es que quizás tan sólo se han hecho un huevo frito… Vamos a ver, nos encanta que cocinéis, son puntos a vuestro favor, pero no es necesario ensuciar la vajilla y la cubertería completa para hacer una ensalada. En serio.

tumblr_inline_n0uyrfwMCD1rup8k6 (1)

En definitiva, estas son las cosas que más detestamos las mujeres. Ya veis que ni la princesa ni el príncipe azul existe. Nadie es perfecto. Como dice Manuel Vicent: “La perfección es muerte; la imperfección es el arte”. Si todos fuéramos perfectos sería todo más aburrido. Pero no hay que pasarse de imperfectos, porque hay cosas que no se pueden soportar. Vosotras chicas, ¿qué es lo que más os irrita de vuestra pareja?. Y los hombres ¿qué opináis?.

 

7 Comentarios

  1. Tengo un amigo que sabe este decalogo, lo lleva a cabo y parece ser que se va a quedar pa vestir santos… su teoria es que lo q detestais vuestro masoquismo lo hace atractivo.

  2. La uno y la diez, nunca me paso, El chico que tuve no hacia eso, y mis amigos hombres son demasiados ordenados para ser cierto. Y los eructos, la verdad que no me molesta para nada, mientras que sea alguien de confianza, conocido de hace años. Ahora si es alguien que apenas conozco, pues si que es repulsivo que haga eso.

  3. Limpio mi propia casa, lavo mi ropa y la de mis hijas, plancho (cuando estoy inspirado o exigido)… no acepto la idea de que una mujer tenga que hacer alguna de esas cosas por mí… ni siquiera me gusta la idea de la “señora que limpia”.
    Jamás le dije a una mujer cabreada que si está con la regla.
    No se los nombre de ningún equipo de fútbol o de lo que fuera, no miro programas deportivos, es más: no miro televisión. No obstante olvido algunas cosas, no los aniversarios, pero me olvido cosas.
    Pienso en mí mismo y en los demás cuando salgo del baño, así que en mi casa no se va a encontrar nada desagradable, nunca.
    Escucho con interés y profundidad cuando se me habla. Incluso dejo de hacer todo al escuchar.
    No me rasco ni me acomodo ningún paquete delante de nadie.
    No soy presumido, ni creído, ni generador de fábulas.
    Fuí a trabajar mil veces con la garganta hecha una devastación, con fiebre y con muy mal aspecto.
    He cocinado para muchas personas y para mi familia hasta donde me llega la memoria… y después limpio y ordeno todo.

  4. Me reí un buen rato, y es verdad, muchas de las cosas que mencionan las hago, para desesperación de mi mujer, pero. ..¿qué se puede hacer? Así somos los hombres, y tal vez si fuéramos diferentes, las mujeres terminarían por aburrirse de nosotros. P. D. Hay más de 10 cosas que las mujeres hacen y los hombres detestan. .. bien podrían hacer listitita de ello, digo, por aquello de la igualdad. Nota: chicas, si se casan con un hombre limpio y ordenado, que comprende su estado de ánimo y se muere por escuchar sus aventuras cotidianas, con una memoria privilegiada que le ayuda a recodar cada fecha importante, que se rasca en privado o mejor aun: no se toca sus nobles partes, no eructar ni se tira flatulencias, hábil en la cocina aún cuando se encuentra resfriado… les tengo mala noticia: se han casado con una mujer!

  5. Lo cierto es que me he visto reflejado en algun punto, habrá que reflexionar..jejejjeje Me ha gustado mucho y me ha hecho reír, felicidades, sigue así!!

  6. jajajajjaja muy bueno! Mi marido es un encanto, pero la verda es q cuando se mete en la cocina parece que entre a combatir jajaja pero lo que más detesto, es que siempre que va a hacer la compra se olvide algo, pero que casualidad que la cerveza nunca se la olvida. Por lo demás es un amor. Hay de todo.. hombres vagos y hombres estupendos. Pero tienes razón que estos 10 son los defectos que nunca soportaría en una pareja.. aunq la verdad es que cuando tiene algunas virtudes tan grandes, los defectos se eclipsan (como en el caso de mi marido).

Dejar respuesta