La infancia es una de las etapas más importantes en la vida de una persona ya que en ella se forja en gran parte el carácter que está persona tendrá cuando sea adulta. Es por ello de vital importancia ayudar a que nuestros niños crezcan sanos y felices, de este modo no sólo podrán desarrollar sus capacidades emocionales sino también las intelectuales.

En este artículo te presentamos 10 pequeños consejos que te ayudarán a conseguir este objetivo.

10 Consejos para que tus hijos crezcan felices

1. Predica con el ejemplo

La mejor manera de conseguir crear o eliminar un hábito en un niño es precisamente que tú tengas ese hábito. Por ejemplo: Si nos gustaría que nuestro hijo leyera habitualmente, debemos demostrarle que nosotros leemos habitualmente.

Los niños tienden a imitar los comportamientos de los adultos y es por ello que los padres deben de “predicar con el ejemplo” a la hora de pedir a sus hijos que hagan algo. Lo mismo pasa si queremos que los niños no hagan algo: Si les contamos a nuestros hijos lo perjudicial que es fumar pero nosotros fumamos, el mensaje perderá impacto. Así lo demuestran los estudios que confirman que los niños de padres fumadores tienen más posibilidades de ser adolescentes fumadores.

Si quieres que tu hijo crezca sano, feliz y con buenos hábitos, ya sabes que tienes que hacer: vivir de manera sana, transmitir la felicidad y tener buenos hábitos.

2. Pasa tiempo con tus hijos

Este punto es todo un clásico: todos sabemos lo importante que es pasar tiempo con nuestros hijos pero nuestro ritmo de vida diario muchas veces nos lo impide.

Los niños son felices junto a sus padres y es por ello importante pasar tiempo con ellos y realizar actividades en las que todos los miembros de la familia participen.

3. Deja el estrés fuera de casa

Es normal que el trabajo nos provoque estrés y que llevemos el estrés a casa. De todos modos, si tenemos hijos, debemos intentar no transmitir ese estrés dentro del hogar ya que los niños son capaces de detectarlo y “contagiarse” prematuramente de ese estrés.

Un estrés que por otro lado sólo les resulta perjudicial ya que ellos no pueden actuar de ninguna manera para solventar el problema que lo origina.

4. Enséñales a ser educados y agradecidos

Los niños educados y agradecidos son por norma general más optimistas y positivos. Inculcarles una buena educación y enseñarles el valor de agradecer las cosas es una buena idea para que crezcan más felices.

Un simple ejemplo: Cuando os cruzáis con un vecino en el ascensor, hay que enseñarle a decir hola o buenos días. Esta actitud también le ayudará a socializar.

5. Ayúdales con las tareas

Es fundamental que la educación escolar se complemente en casa y se lleve un seguimiento continuo de los avances del niño.

Dada la gran cantidad de alumnos que hay normalmente en cada aula, la personalización de la educación es muy escasa y los temas así como la forma de explicarlos siguen una media que no tiene porque funcionar con tú hijo. Con una educación complementaria en casa estarás aportándole a tu hijo un extra que le facilitará la consecución de buenos resultados. Además, demostrará tu interés por su educación, algo muy importante para ellos.

6. Ofréceles responsabilidades

Los niños tienen que aprender a ser responsables de sus actos para poder madurar correctamente. En ocasiones son los padres quienes quitan esas responsabilidades a los niños para acarrearlas ellos mismos.

Aunque esto puede parecer una forma de proteger al niño, en su lugar lo que estaremos haciendo es retrasar su madurez.

7. Cuida su alimentación…

En este punto no hace falta incidir demasiado ya que todos lo conocemos. Tenemos que cuidar la alimentación de los niños para que crezcan sanos y fuertes. No podemos permitir que nuestros malos hábitos los hereden también nuestros hijos. Por ejemplo: no comer fruta o comer poca verdura.

8. …y sus horas de sueño

Igualmente hay que asegurare de que cumplen un horario de sueño adecuado. La falta o el exceso de sueño pueden provocar que no rindan de la misma manera y que presenten trastornos relacionados con el sueño.

9. Recompensa sus esfuerzos

El esfuerzo es una de las aptitudes más importantes que tiene que desarrollar un niño. Con esfuerzo se puede conseguir todo, desde aprender un idioma hasta ser un maestro tocando un instrumento.

Los padres tienen que recompensar el esfuerzo de sus hijos y transmitirles todo el valor que tiene en la vida.

10. Potencia sus hobbies

Los hobbies aunque puedan ser triviales son un punto clave en el desarrollo de la personalidad de nuestros hijos. Debemos potenciar los hobbies de nuestros hijos y ayudarlos a que los desarrollen y evolucionen con ellos.

Un hobby puede transformarse en un futuro en una profesión, una aptitud o simplemente una actividad perfecta para aliviar el estrés y conseguir un estado total de relajación. Además, si los padres se involucran en los hobbies de sus hijos conseguirán pasar un tiempo muy valioso con ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here